Xerodiccionario

Bienvenido al Blog de Desert City

Ultima Entrada del Blog

XEROPAISAJISMO® CON PALMERAS EN MADRID

Normalmente existe la tendencia de asociar las palmeras a climas tropicales, sin embargo hay una gran variedad de especies adaptadas a climas continentales como el de Madrid que utilizamos en Xeropaisajismo®.

Dentro de la familia de las palmeras (Arecaceae) podemos encontramos especies de muy diversos orígenes, desde desiertos de elevada altitud en el Sur de Asia, donde el contraste de Tª es muy acusado entre el día y la noche, hasta bosques templados de Norte América donde soportan breves periodos de nieve con Tª bajo cero.

Dentro de las especies más resistentes al frío incluimos los géneros Rhapidophyllum, Sabal, y Trachycarpus, capaces de soportar temperaturas de hasta -20ºC.

Sin embargo en zonas como Madrid, donde la temperatura difícilmente baja de los -10ºC, amplia considerablemente el número de especies a cultivar.

La temperatura mínima que una palmera puede soportar depende de varios factores, entre ellos la humedad (las palmeras originarias de climas desérticos como Nannorrhops, son capaces de soportar hasta -23ºC siempre y cuando tengan las raíces secas), el tamaño y edad de la planta, la temperatura máxima diurna y el tiempo al que están sometidas a estas temperaturas.

Para mejorar la resistencia de las palmeras al frío es fundamental cuidar su nutrición, introducir micorrizas en su cultivo hace que la planta esté más fuerte y resista mejor a las bajas temperaturas. Aportar Desert CHOICE® Reposo rico en potasio (K) justo antes de que llegue el frío, favorecerá el endurecimiento de los tejidos y por tanto la resistencia al frío.

Dentro de las especies que soportan el frío, las clasificaremos en función de su resistencia a la sequía:

  1. Especies moderadamente resistentes a la sequía, son originarias, en su mayoría, de zonas de bosques templados, adaptadas a situaciones de nieve y frío intenso, donde muchas de ellas ocupan el estrato arbustivo debajo de otros árboles estando adaptadas por lo tanto a situaciones de sombra( Sabal minor, Raphydiphyllum histrix y Serenoa repens). En este grupo se encuentran también las palmeras del genero Trachycarpus, originarias del Himalaya, esta palmera es la más común en zonas de clima continental.
  2. Especies muy resistentes a la sequía, originarias de zonas desérticas o semidesérticas, son menos resistentes al frío que las anteriores y su resistencia al mismo varia en gran medida según el contenido de humedad del suelo. En este grupo están palmeras del genero Butia, Phoenix, Washingtonia y especies como Chamaerops humilis, Brahea armata, Jubaea chilensis, Nannorrhops ritchiana o Trithrinax campestris.

Imagen 1: Brahea armata en el jardín de Desert City.

 

Imagen 2: Butia capitata en el jardín de Desert City.

Imagen 3: Phoenix canariensis en el jardín de Desert City.

VENTAJAS DEL USO DE PALMERAS EN XEROPAISAJISMO®

  1. Permiten recrear zonas de aspecto tropical en jardines de clima continental, donde las heladas en invierno son frecuentes.
  2. Como se ha comentado anteriormente son plantas muy resistentes a la sequía, capaces de prosperar sin apenas riegos una vez se encuentren establecidas en el terreno.
  3. No requieren apenas mantenimiento, únicamente retirar de forma periódica las hojas secas o dañadas. En algunas palmeras como es el caso de las Washingtonias, se pueden mantener las hojas secas, dando a la planta un aspecto decorativo que comúnmente se conocen como ‘barbas’.
  4. Son plantas muy resistentes a plagas y enfermedades. Con la triste excepción del picudo Rhynchophorus ferrugineus que afecta principalmente a la palmera canaria Phoenix canariensis y está ocasionando verdaderos destrozos en palmeras centenarias.
  5. Su sistema radicular es ‘fasciculado’ o en cabellera y está formado por un conjunto de raíces adventicias profusamente ramificadas. De esta forma, al no poseer raíces principales como en el caso de los árboles, hace que no sean plantas agresivas siendo perfectas, para colocar próximas a construcciones o piscinas.
  6. Plantas muy ‘limpias’, en general, las palmeras no tiran de por sí solas las hojas secas, sino que hay que cortarlas haciéndolas muy adecuadas para poner en patios, cerca de piscinas, etc.
  7. Son plantas muy resistentes al viento, son flexibles y se dejan empujar y zarandear en vez de ofrecer resistencia a los vientos huracanados. Esto se debe a que su tronco no está compuesto de madera sino de fibras esponjosas que le confieren esa elasticidad. Además mantienen siempre el mismo número de hojas verdes en la corona, lo que unido a lo anterior, aumenta su resistencia al viento.
  8. La mayoría de las palmeras son monocaules (solo tienen un tallo o estípite), el cual solo crece en altura, por lo que las dimensiones de la copa serán siempre las mismas, lo que las hace muy interesantes para alineaciones en calles estrechas o para jardines de pequeñas dimensiones.
  9. Muy interesantes para usar en jardinería ‘transparente’, en jardines donde se requiera vegetación arbórea sin aportar prácticamente sombra, un claro ejemplo es el uso de Washingtonias.
  10.  Desde el punto de vista paisajístico permiten un amplio rango de composiciones dados sus diferentes portes y hábitos de crecimiento que permite encontrar palmeras para todo tipo de situaciones. Desde el uso de ejemplares aislados, como las imponentes como Jubaea chilensis o Phoenix canariensis, uso en alineaciones con Washingtonia robusta, ejemplares arbustivos como es el caso de Chamaerops humilis o especies tapizantes para situaciones de sombra Rhapidophyllum hystrix.Combinando a la perfección con plantas cactáceas, agaves o yuccas para crear un ambiente minimalista o con especies más ampliamente usadas en jardinería tradicional.
  11. Se adaptan a su cultivo en grandes contenedores.
  12. Muchas de ellas tienen usos alimenticios, algunas producen frutos comestibles como los conocidos dátiles de Phoenix dactylifera, los frutos agridulces de la palmera de la jalea Butia capitata o los ‘coquitos’ de la palmera del vino Jubaea chilensis. En algunas especies se consume el palmito, que es la yema tierna (antes de que asome del estípite), de varios tipos de palmera, aunque el más popular es el del palmito de Chamaerops humilis. Todas estas características hacen de las palmeras plantas muy interesantes para cultivar en el jardín, sea este del tipo que sea, pese a que actualmente el número de palmeras que se puede encontrar en los viveros tradiciones está bastante limitado, quizás por el desconocimiento o debido a su lento desarrollo, sobre todo inicial de alguna de estas especies. Aunque afortunadamente esto está cambiando debido a la tendencia actual hacia jardines más sostenibles, con consumos de agua más racionales y con menores exigencias de mantenimiento.

 

Héctor Diez

Ingeniero agrónomo y responsable de diseño y proyectos de Xeropaisajismo.

Desert CITY

Somos Xeropaisajismo®

Volver al Blog

Las cookies nos permiten ofrecer un mejor servicio. Al usar este sitio, aceptas el uso de cookies.

plantas xerofíticas

Dícese de las plantas adaptadas a condiciones de aridez, que han desarrollado adaptaciones para absorber, retener o impedir la pérdida de agua.